martes, 27 de septiembre de 2011

Cansado


Conduce a toda velocidad por la avenida, ésta es su vida.. arriesgar hasta los huesos para ganar la mayor cantidad de segundos a cada minuto que pasa, a cambio de una rutina que ni siquiera le pertenece.
Luz roja.
Insulta, saca todo el aire de sus pulmones. Arriba, por encima de las luces de la ciudad el cielo ondea amenazante; aquí abajo él busca en sus bolsillos, revisa sus mensajes. Ella le dice que no vaya, que se pronostica alerta meteorológico, que es peligroso, que mejor se vean mañana. Tarde, ya está a medio camino.
Luz verde.
En sesenta metros encaja los cuatro cambios, atraviesa una nube de papelitos, hojas y viento húmedo, ignora el resto de las luces rojas, sabe que es una estupidez, lo sabe pero no le importa, solo quiere llegar y verla sonreir. Un par de minutos después llega, apaga el motor en la entrada del garage y mientras se quita el casco camina hacia el portero eléctrico. No recuerda el número del departamento, así que prefiere enviarle un mensaje.
"Llegué nena"
Ella responde con un apático "Ah".


Vivir con incertidumbre en una relación es vivir bajo una presión constante de los pensamientos propios, acallandolos, suprimiendolos al olvido, censurando la propia capacidad de raciocinio, cuestionando si lo que se piensa es producto de una celotipia crónica o de sentido común puro.. Él vivia en incertidumbre. Sus sentimientos eran sombras fugaces escondiéndose detrás de su discurso casi siempre conciliador, pero ultimamente su tono era agresivo, chocante.. y ese diminuto monosílabo "Ah" disparó en su interior un efecto dominó ciclópeo. Ese "Ah" que significaba "no me importa", "no quiero", "no, nada".. lo hizo sentirse ignorado por millonésima vez, injustamente ignorado.
Marca su número, ella no responde, intenta con un mensaje:
"Acaso no querés verme?"
"No"
Llama nuevamente y ella corta. Él transpira, arde.
La escucha caminar a sus espaldas, ella se acerca sonriendo.
— Hola.
— Hola, qué pasa? No querés verme?
— No, pero ya estás acá.
— Por qué no me avisaste?
— Te dije que mejor nos veíamos mañana..
— Pero estaba a medio camino, podías avisarme antes.
— No podía, estaba ocupada.
— Bye — Quita la alarma, sube a su moto y gira la llave a contacto que ella con un movimiento rápido quita de la moto.
— Vos no te vasss..
— Vos estás loca? Qué mierda tenés, si no querés verme.. QUÉ CARAJO TE PASA?
— No hagas un escándalo, no quiero escenitas..
Él le toma la mano, con fuerza y poco cortésmente le quita la llave mientras arroja un arsenal completo de razones por las cuáles se va, está cansado, está enfermo, está cansado, está cansado, está cansado y quiere su vida de regreso, está cansado, está cansado.. ya no quiere vivir su vida corriendo para cumplir caprichos ajenos, ya no quiere sentir que olvidan tan pronto escuchan lo que él tiene para decir, ya está cansado de abandonar una y otra vez su propia forma de ser para adaptarla a alguien que parece nunca estar conforme, para alguien cuya actitud constante parece ser "a ver idiota, impresioname", está cansado, está harto de pertenecer, de ya ni siquiera considerarse propio. Creéme, él está cansado de cumplir el rol de carrousel, está enfermo. Apenas es él mismo. Apenas. Está cansado de ser el novio ideal solo por cinco minutos al mes, mientras le entrega a ella un regalo de aniversario que ni siquiera quiere entregar, porque le pesan los hombros, porque es demasiado peso para él, porque está exhausto de cargar él solo una relación, porque se está consumiendo, porque ya no tiene fuerzas, porque hay noches en las que escapa a la ruta y acelera, acelera con las luces apagadas, acelera suicida porque todo lo que siente es dolor y la única manera que conoce para sentirse vivo es acercarse a la muerte. Creéme, no es ningún estúpido, solo ha estado mirando hacia el costado, sabiendo perfectamente lo que pasaba a su alrededor, frente a él. No lo culpes, solo lo ha hecho por amor, por un amor que acaba de terminarse a tragos largos y amargos. No culpes al hombre, hizo lo que pudo, llegó lejos, creéme, más lejos de lo que podría llegar cualquiera, pero él no crée en los mártires, porque es demasiado el cansancio. Está harto de ser foco de frustraciones ajenas, está harto de ser ajeno. De que le prometan un futuro negandole un presente con excusas burdas. Está cansado, enfermo y todo lo que quiere es llegar a casa y dormir, por eso acelera ahora en la vía rápida, se aleja de sus demonios, se aleja de ella y de su ambigüedad, de ella y su inconformismo, de ella y su negación, de ella y su poco tiempo para él, de ella y su estúpida lista de prioridades, se aleja de él mísmo y de su tardía reacción, porque creéme.. él debería haber hecho esto hace mucho tiempo, quizá cuando ella dijo estar confundida y lo dejó por.. mejor no decir más.
Quizá a ella no le importe que él le niegue oportunidades hoy, porque los cambios no merecen ser tales cuando llegan tarde; quizá no se enteró aún de cuán lejos está, pero es normal en ella insistir, ser persistente cuando algo o alguien le importa. Ya no es tiempo. Él solo está siendo sutil, pero nada más los une.
Quizá ella se entere de esta manera, de que fue su musa durante mucho tiempo, pero que los poemas se terminaron cuando él escribió:

ella odia la luz del día
porque allí no puede ocultar su alma,
no quiere decir mentiras
entonces elige no decirme nada.


ella rasura, sofoca, mitiga, 
entonces elijo no decir nada;


y así permito que amaine en sus tempestades
yo inerme y desnudo,
ella esfinge y despiadada.


Acelera, está cansado pero aún así escapa velóz.. con las luces encendidas alumbrando el camino.

6 mordidas:

Lila Biscia dijo...

me leiste el pensamiento,
pero lo tradujiste de una manera impactante y perfecta.
besos

Lil.
(vi, durante todo el tiempo de la lectura, el viento de la tormenta que no paraba de soplar)

Luuciana dijo...

me encanto, esto es diferente a todo lo que escribis, me gusto muchisimo pero mucho!!!!!


besos!!!

Mar dijo...

Recordando viejos fantasmas? Me acuerdo la primera vez que leí esto. Hiciste que me parara en el zapato del otro y tuviera una vista panorámica de las cosas que yo hacía (o no hacía) para hacer felíz al otro.

Que es de tu vida? Hace muchísimo que no hablamos. Mi vida está bastante congestionada. Para antes de las fiestas espero que coincidamos, para ponernos al día!
Te dejo un abrazo

Jared dijo...

Hola Mar, tanto tiempooo!
dale, coincidamos en algún lugar, un beso grande!

Luciana: es real, quizá.

Lilus: la tormenta terminó.

Paula dijo...

... sabes como hacerme doler... Pero nada es mentira.
No hay nada q hoy pueda decir q hice bien.. porq yo te provoque.
Pero me arrepentí, muchas veces, tarde pero me arrepenti...

Lux dijo...

No había leído este Spoon. Es... premonitorio. Me sigue impresionando tu forma de trascender las páginas.

Publicar un comentario

Mordé, dale, mordé..