domingo, 18 de junio de 2017

Labellum


El silencio vierte su jadeo en las esquinas
con sagitas de alféizares.
Lo extenso es aledaño y el horizonte es paisaje.
Se inclina la noche.

Y caer, caer
en el halo buriel que corona sus ojos,
esos ojos con los que abraza.
Y caer también
en el imperceptible diastema que anuncian sus besos.

Algidos limbos cóncavos,
amanecer, desde adentro.